HERRAMIENTAS

Últimos meses para poder reclamar las deudas pendientes y contraídas antes de 2015

El plazo del 7 de octubre de 2020 se amplía hasta el 26 de diciembre por el covid-19

Freepik

idealista.com

Helena Pascual

El próximo 26 de diciembre de 2020, prescriben todas las deudas contraídas entre el 7 de octubre de 2005 y el 6 de octubre de 2015.

La modificación en el año 2015 del art. 1964.2 del CC introducida en la Ley 42/2015 de 5 de octubre, redujo de 15 a 5 años el plazo general para interponer las acciones personales en aras a exigir el cumplimiento de obligaciones.

A mayor abundamiento, para aquellas acciones cuyo plazo de prescripción era de 15 años, se estableció en la Disposición Transitoria Quinta de la Ley 42/2015, un plazo de prescripción máximo de 5 años tras la entrada en vigor de la Ley, es decir, todas estas deudas prescribirían el día 7 de octubre de 2020, aunque tuvieran un plazo de prescripción más amplio.

Así se establece la prescripción según la fecha en la que se contrajo la obligación:

-En las obligaciones nacidas desde el día 1 de enero de 2005 hasta el 6 de octubre de 2005, se aplica el antiguo plazo de prescripción de 15 años, y por tanto, irán prescribiendo durante este año 2020.

– Las obligaciones nacidas desde el día 7 de octubre de 2005 y hasta el 6 de octubre de 2015, pese a estar sujetas al plazo antiguo de los 15 años de prescripción, se aplica la regla transitoria incluida en la modificación del año 2015, y prescribirán el próximo 26 de diciembre de 2020.

– Las obligaciones nacidas a partir del día 7 de octubre de 2015 prescribirán a los 5 años, desde que se pudo exigir su abono, conforme a la nueva modificación.

¿Por qué prescriben el 26 de diciembre y no el 7 de octubre? Ojo con los efectos del covid-19

El Real Decreto 463/2020 de 14 de marzo por el cual se declara el estado de alarma para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el covid-19, incluyó en su Disposición Adicional Cuarta, la suspensión de los plazos de prescripción y de caducidad de cualesquiera acciones y derechos. Posteriormente el Real Decreto 537/2020 de 22 de mayo, alzó la suspensión con efecto desde el día 4 de junio de 2020.

Por tanto, para calcular la prescripción y caducidad de una acción, debemos tener en cuenta que debido al estado de alarma producido por el covid-19, los plazos de prescripción han quedado suspendidos durante esas fechas durante 80 días, por lo que el plazo máximo de prescripción para aquellas deudas que prescribían como máximo el día 7 de octubre de 2020, se producirá el próximo 26 de diciembre de 2020.

Igualmente, si la deuda prescribía dentro del periodo en el que estuvieron suspendidos los plazos, se deberá añadir aquellos días que quedaron en suspenso.

Veamos algunos ejemplos:

Si contrajiste una deuda el 20 de agosto de 2005, tu deuda todavía no ha prescrito, ya que aunque inicialmente prescribía el 20 de agosto de 2020, debido a la suspensión de los plazos por el covid-19, debemos añadir 80 días a partir del 20 de agosto, finalizando el próximo 8 de noviembre de 2020.

Si contrajiste una deuda el 25 de noviembre de 2005, aunque con la nueva modificación del CC tu deuda prescribía el 7 de octubre de 2020, debido a la suspensión de los plazos por el covid-19, debemos añadir 80 días a partir del 7 octubre de 2020, finalizando el próximo 26 de diciembre de 2020.

A qué obligaciones se aplica la prescripción

La reducción del antiguo plazo de prescripción ha afectado a multitud de relaciones jurídicas: facturas impagadas, reclamación de indemnización por daños y perjuicios, etc. (Incluso de productos financieros complejos cuya reclamación muchos clientes creían prescrita).

Cómo interrumpir la prescripción

Es posible interrumpir el plazo de prescripción con el envío al deudor, o quien deba cumplir la obligación, de una reclamación extrajudicial fehaciente antes de la fecha de prescripción, (y centrándonos en aquellas obligaciones que han visto reducido su plazo de prescripción), deberá enviarse antes del día 26 de diciembre de 2020. Por fehaciente debemos entender cualquier reclamación que pueda acreditar que la persona a la que va dirigida haya podido recibirla.

La consecuencia de esta interrupción es que comenzará de nuevo el plazo de prescripción, esta vez de 5 años tal y como establece el Código Civil.

Por ello, tanto si eres deudor como acreedor, debes estar muy atento a los nuevos plazos de prescripción que estableció nuestro Código Civil en el año 2015, así como a los efectos de la suspensión de los plazos derivados del estado de alarma.

Compartir la noticia

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento en la aceptación de nuestra política de privacidad y la aceptación de nuestra política de cookies, consulte nuestra política de privacidad, pinche el enlace para mayor información sobre nuestra política de cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies