Cinco consejos de los aparejadores de Madrid para evitar accidentes por sobrecarga de nieve

inmodiario.com

El deslizamiento de placas de nieve de las cubiertas, albardillas de azoteas y el posible colapso de canalones, principales peligros en las próximas horas.

El Colegio de Aparejadores de Madrid aconseja limpiar sumideros, cuidar calderas expuestas a la intemperie y vigilar los sobrepesos de toldos y aparatos de climatización.

La mayoría de los edificios de la Comunidad de Madrid soportan desde las últimas 48 horas una sobrecarga de nieve en todas sus azoteas y tejados, si bien por ejemplo la normativa MV ya tenía en cuenta la misma desde 1963 cuando establecía como valores orientativos a incorporar en el cálculo de la estructura del edificio un peso especifico aparente de 120 kilogramos/m3 para nieve recién caída y de 200 kilogramos/m3 para nieve prensada o empapada y sobrecargas repercutidas por m2 en función de la altitud de las localidades.

Según el Gabinete Técnico del Colegio de Aparejadores de Madrid, en la actual situación, “lo realmente peligroso en cubiertas inclinadas es el deslizamiento de las placas de nieve acumulada, así como el derrumbamiento o colapso de los canalones por el peso acumulado de la nieve o lo que puede ser peor, su deterioro por helada”, lo que al mismo tiempo puede provocar daños externos y humedades en el interior.

En opinión de los aparejadores de Madrid, como complemento de otros consejos realizados desde instituciones similares, deben seguirse las siguientes pautas concretas de actuación para minimizar el impacto de la nieve y de las posteriores heladas en viviendas y edificios:

1. Limpieza de sumideros. Conviene limpiar los sumideros y no dejar que la nieve se hiele encima porque impedirá un correcto funcionamiento en estos momentos tan necesarios. “Si hay posibilidad de abrir surcos en las zonas nevadas de nuestras azoteas y patios facilitando la aireación de la zona acumulada y la correspondiente evacuación del agua de deshielo hacia dichos sumideros, conviene hacerlo para facilitar su eliminación”.

2. Separación entre fachada y zonas colindantes. Abrir una pequeña separación entre la fachada y la nieve acumulada “ayudará a airear la masa de nieve en las zonas colindantes, facilitará su deshielo e impedirá humedades y filtraciones, sobre todo si la nieve está por encima de los baberos de la impermeabilización”, según los aparejadores de Madrid.

3. Cuidado con las calderas expuestas a la intemperie. Si no se prevé que haya circulación de agua, “conviene proteger las tuberías de agua de entrada y salida a las mismas si están expuestas para evitar su congelación, teniendo en cuenta que se anuncian temperaturas bajo cero”, indican los aparejadores de Madrid.

4. Retirar nieve, hielo y agua de los perfiles de puertas y ventanas.

Si esta masa no se retira y llega al punto de congelación, la apertura de estos elementos se dificultará enormemente.

5. Vigilar los sobrepesos de nieve en elementos exteriores de las fachadas. Por ejemplo, aparatos climatización, toldos y otros elementos similares. “Además, hay que vigilar los equipos exteriores de climatización apoyados en un patio/azotea para que la altura de la nieve acumulada no impida un correcto funcionamiento de los mismos”.

Los Administradores de Fincas editan un Guía práctica para reclamar siniestros tras el paso de Filomena

Los Administradores de Fincas editan un Guía práctica para reclamar siniestros tras el paso de Filomena

inmodiario.com

Las nevadas no están incluidas en la relación de los riesgos extraordinarios indemnizables por el Consorcio de Compensación de Seguros; únicamente daría cobertura a los daños derivados del deshielo posterior, recuerda el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid).

El paso de la borrasca Filomena, con nevadas copiosas en la mitad norte peninsular, ha provocado siniestros en las comunidades de propietarios que es importante gestionar cuanto antes con la aseguradora.

Para despejar las dudas que sobre las coberturas pueden surgir en las comunidades, el Colegio Profesional de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) ha preparado una guía práctica que, a modo de decálogo, plantea las cuestiones que suscitan mayor interés.

1. Reclamaciones al Consorcio de Compensación de Seguros (CCS). Es importante tener en cuenta que las nevadas no están incluidas en la relación de los riesgos extraordinarios indemnizables por el CCS. “Únicamente daría cobertura a los daños derivados del deshielo posterior, por lo que ni los daños a las personas, ni los materiales ni la pérdida de ingresos o lucro cesante como consecuencia de las nevadas pueden ser indemnizados por el Consorcio”, explica Diego Silva Bahamonde, asesor de Seguros del CAFMadrid.

2. Comunicar el siniestro con fotografías. Debido a la dificultad en los desplazamientos, es importante comunicar el siniestro a la compañía aseguradora y realizar fotografías del mismo antes y después de cualquier actuación preventiva o de reparación.

3. Realización de teleperitajes. Algunas aseguradoras recurrirán a la peritación de forma telemática para la resolución de conflictos, siendo muy importante mostrar todos los daños.

4. Cobertura de caída de árboles. “La aseguradora comunitaria debe dar cobertura a la caída de árboles con daños a terceros. Solo dará cobertura al propio árbol en caso de disponer de dicha garantía suscrita”, asegura Silva.

5. Desprendimiento o hundimiento de cornisas o techos. Dispondrán de cobertura en la mayor parte de las pólizas multirriesgo, no obstante, explican desde el CAFMadrid, es muy recomendable realizar la comunicación previamente a su mediador de seguros o en su defecto revisar el condicionado general de su contrato.

6. La Responsabilidad Civil derivada de daños a personas, terceros, etc. estará amparada hasta el límite suscrito en póliza. En este punto es muy importante seguir las indicaciones trasladadas por los ayuntamientos y autoridades competentes, a fin de minimizar los riesgos y evitar daños personas o materiales en las comunidades de propietarios. De esta forma se evitarán también posibles responsabilidades de la comunidad de propietarios.

7. Es conveniente la eliminación de nieve, en la medida de lo posible, sin riesgo para las personas, vertido de sal en aceras y zonas comunes, y evitar circular cerca de cornisas y arbolado, etc.

8. Tuberías congeladas. La congelación de conducciones de agua es un riesgo excluido en muchas de los condicionados generales, motivo por el que deberá consultar previamente si su póliza incluye dicha garantía. Desde el CAFMadrid recomiendan mantener las calefacciones centrales encendidas en régimen reducido o de mantenimiento.

9. Usar un servicio imparcial de peritaje de los daños. Ante la avalancha de siniestros que recibirán las compañías de seguros el CAFMadrid recomienda utilizar un servicio imparcial de gabinetes periciales. Puede consultar a su mediador si dispone de dicho servicio.

10. No apurar el plazo. El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid recomienda tranquilidad y una comunicación de siniestros unificada a través del administrador de fincas colegiado y/o el mediador de la póliza; la Ley de Contrato de Seguros establece en periodo de 7 días para proceder a la comunicación de siniestros siempre que no suponga una agravación de daños dicho plazo.

Mercedes Romero: «Nos hemos encontrado con una sociedad muy cumplidora»

Mercedes Romero. - CHENCHO MARTÍNEZ
Mercedes Romero Presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Córdoba

diariocordoba.com

Mercedes Romero, abogada en ejercicio, es presidenta del Colegio Territorial de Administradores de Fincas de Córdoba desde hace ocho años, ya que lleva dos mandatos con esta responsabilidad. Señala que la pandemia ha puesto de manifiesto que su profesión ha sido clave para facilitar la vida y la convivencia de los vecinos, que han pasado más horas en sus domicilios de las que estaban acostumbrados.

La pandemia y sus consecuencias han llegado a todos los ámbitos de la vida. ¿Cómo ha afectado al ejercicio de su profesión?

La pandemia y el estado de alarma fueron un mazazo para todo el mundo y algo imprevisible. Los administradores de fincas nos dimos cuenta, y se nos reconoció que nuestra actividad era una actividad esencial porque todas las personas estábamos en nuestras viviendas y los edificios tenían que estar totalmente atendidos, seguir unas normas de funcionamiento y sumar otras que se adoptaron, como el uso de zonas comunes y extremar al máximo la limpieza o la desinfección. Nosotros tuvimos que asumir el papel de dirigir los edificios. Para ello estábamos en contacto a través de Internet y redes sociales. Junto con los consejos andaluz y general de administradores de fincas enviábamos correos o whatsapps a los propietarios sobre cuestiones como las infografías que estaban en todos los edificios que informaban del uso de ascensores, de elementos comunes o de lo que se podía o no usar. Y nos convertimos en unos profesionales reconocidos como esenciales.

¿Qué supuso eso para ustedes?

Asumimos el teletrabajo desde el primer momento y les dijimos a los propietarios que nosotros podíamos ser una vía de solución de problemas. Tuvimos la sensación de que estábamos prestando un servicio de carácter social, además del profesional. Teníamos una unión entre todos los profesionales y desde el colegio enviábamos toda la normativa. Fueron unos momentos muy intensos de trabajo. Y seguimos trabajando, porque los edificios tienen que seguir funcionando.

No sé si les ha resultado complicado, porque al principio había mucho desconcierto sobre las distintas normativas.

Muy complicado. Hemos estado interpretando (la norma) y teníamos la presión de esto es lo que hay que hacer y esto no se puede hacer. Tenías que tomar decisiones e incluso interpretar lo que estaba interpretado. Había incertidumbre y también otras cuestiones como que, por ejemplo, no se podían usar las azoteas cuando la gente tenía necesidad de andar, de hacer ejercicio, y tenías que decirlo, a pesar de todo. También hubo mucha incertidumbre con las piscinas y los aforos, sobre cómo se debían usar. En general, el año ha sido de mucha complicación y de tener que decir que no a cosas que los propietarios, muchas veces, no las entendían.

¿Ha sido eso problemático?

La mayoría de los vecinos han dado ejemplo de cumplimiento de la norma. Ha sido estupendo. Las protestas han sido las menos y los niños han sido los más obedientes. Nos hemos encontrado con una sociedad muy respetuosa y muy cumplidora.

Ahora no se pueden reunir más de seis personas, lo que dificulta las reuniones de propietarios. ¿Cómo lo están organizando y cómo afecta eso a las comunidades?

Si nos reunimos en el edificio tenemos que hacerlo en las azoteas y solo pueden estar cinco vecinos. Hay salones de actos, pero la mayoría están cerrados. Nos encontramos con que no podemos cumplir con una de las obligaciones que tienen las comunidades, que es la rendición de cuentas y el cambio de gobierno. No puedes convocar a una comunidad de 300 vecinos. Ahí tenemos un problema porque las juntas virtuales no están reconocidas en la Ley de Propiedad Horizontal y no podemos usar estas plataformas para realizar este tipo de reuniones, que aunque se podrían hacer perfectamente virtuales, necesitaríamos que todos los propietarios acordaran celebrar la junta de forma virtual. Por eso se están prorrogando los cargos, y las cuentas, las liquidaciones de ingresos y gastos de las comunidades se están presentando por distintos medios. Se está trabajando mucho.

¿Ha cambiado la pandemia la forma de ver la propiedad por parte de los vecinos?

Sabemos que todo el mundo está ahora mismo interesado en tener su vivienda lo más habitable y acogedora posibles, porque muchísimas horas de nuestra vida están transcurriendo dentro de la vivienda. En cuanto a los edificios, hay ya una cultura cada día mayor de tener unas medidas de habitabilidad y de conservación de los edificios. Está la cultura de que mi propiedad empieza en el portal, de que la tengo que tener bien atendida y cuidada en todos los elementos comunes. No sé si es por el covid o porque realmente tenemos conciencia del valor de nuestra propiedad y de nuestra vivienda.

Hablaba de rehabilitación. ¿Cómo va el tema de las ayudas de las administraciones en este sentido?

Precisamente en esta época de pandemia hemos tenido una reunión con Vimcorsa para rehabilitación de edificios y mejora de la accesibilidad a la que podían concurrir las comunidades de propietarios, con las dificultades que teníamos para convocar juntas, y en diciembre se han convocado también las ayudas de la Junta de Andalucía y tenemos un plazo de dos meses para solicitarlas. También ha habido ayudas para la mejora de la eficiencia energética. Las administraciones públicas se están volcando mucho ahora mismo. No obstante, no son unas cuantías muy importantes y muchas comunidades no han podido ser atendidas por falta de disponibilidad presupuestaria. Y la verdad que es una pena porque se ve la gran necesidad que hay de acudir a estas ayudas. En el último programa el presupuesto ha llegado solo a 15 comunidades de la provincia de Córdoba. Hay ayudas, pero son insuficientes.

Por cierto, ¿cuál es el estado de salud del parque de viviendas de Córdoba, es muy antiguo?

Sí, aparte de las zonas nuevas de Córdoba, como Poniente, el resto del parque de viviendas puede tener más de 30 o 40 años. Y hay muchísimos edificios sin ascensor y sin rampa que necesitan una mejora en la accesibilidad. Y otras cuestiones, como arreglar cubiertas, fachadas… Hay entidades privadas que ayudan a la financiación y eso hace que los propietarios vean con mayor interés el acometer este tipo de obras. Pero también hay propietarios que no pueden hacerlo, porque ahora mismo es un poco aventurado solicitar cualquier tipo de compromiso financiero con la situación económica que hay.

Hablando de situación económica, ¿ha aumentado mucho la morosidad de las comunidades en estos meses de pandemia?

Puntualmente. Por ahora las personas están atendiendo muy bien sus recibos, y eso que sabemos que hay propietarios en ERTE. Los vecinos tienen conciencia de sus responsabilidades y asumen la comunidad. Si no pueden pagar la totalidad del recibo lo hacen de manera fraccionada.

Acabamos de inaugurar año. ¿Qué reivindicaciones mantienen los administradores de fincas?

Que se pase ya al Congreso de los Diputados la Ley de Propiedad Horizontal, que se adecue a los tiempos que vivimos, porque la que tenemos actualmente viene de 1964, y otras cuestiones como que la colegiación sea obligatoria para evitar cualquier tipo de intrusismo y que la figura del administrador de fincas se valore económicamente un poco más.

Los pisos turísticos se desinflan en Salamanca

El pasado ejercicio rompió la tendencia de los anteriores, con 25 menos para un total de 389 | La ausencia de visitantes por las restricciones sanitarias lastra al sector

lagacetadesalamanca.es

Los pisos turísticos experimentaron el pasado año 2020 un frenazo a su potente expansión. En los últimos años, la tendencia había sido creciente, hasta llegar al año 2019, en el que el ‘boom’ del turismo hizo que el registro de viviendas de uso turístico de la Junta de Castilla y León se doblara en Salamanca, con 209 nuevos pisos para un total de 414. Sin embargo, ese incremento de la competencia -a la que hay que sumar la desleal, de pisos que no están inscritos en la Junta- hay que unir el parón en seco del turismo como consecuencia del Estado de Alarma primero, y las restricciones sanitarias impuestas por la Junta después, con el cierre perimetral incluido, impidiendo la llegada de turistas. De esta forma, según los datos facilitados por el Ejecutivo Regional, Salamanca cerró el pasado ejercicio 2020 con 389 viviendas inscritas en el Registro de Turismo, es decir 25 menos que en 2019. De todas ellas, 280 están ubicadas en la capital, lo que supone un descenso de 40 respecto al año anterior. En la provincia, sin embargo, ha habido un crecimiento de 15.

La ausencia de turistas y la incertidumbre en el sector como consecuencia de la situación de la pandemia ha hecho que algunos propietarios hayan optado por alejarse de este negocio y emplear sus viviendas para alquiler de larga estancia, tanto familias como estudiantes de la Universidad.La capital ha sido la más afectada, con 40 pisos turísticos menos, una caída del 13,5% respecto al año 2019

Loading...

39 municipios tienen algún piso turístico

Según los datos aportados por la Junta de Castilla y León, 39 localidades de Salamanca cuentan con al menos una vivienda de uso turístico, dos menos que el año anterior.

Béjar y Ciudad Rodrigo, en cabeza

Béjar y Ciudad Rodrigo ocupan las dos primeras plazas en la provincia en número de viviendas de uso turístico: trece. En el caso de Ciudad Rodrigo, una más que el año anterior, mientras que Béjar ha sumado dos más en 2020. Santa Marta ha pasado de 6 a 9; La Alberca de 7 a 9; y Villamayor de 4 a 6.

Dos infracciones sancionadas

El pasado año la Junta de Castilla y León impuso dos sanciones en Salamanca como consecuencia de infracciones cometidas por propietarios de viviendas para uso turístico. Las infracciones se centran en el ejercicio de la actividad sin contar con declaración responsable o bien por la inexactitud, falsedad u omisión en la declaración responsable.

La ordenanza local para este año

El Ayuntamiento de Salamanca espera tener en marcha este año la ordenanza reguladora de pisos turísticos con la modificación correspondiente del PGOU.

Carlos Inestal (expropietario de pisos turísticos): “Había ya tanta competencia que no interesaba”

Carlos Inestal llegó a gestionar hasta 15 pisos turísticos. Fue uno de los pioneros de la actividad en Salamanca, pero antes incluso de la pandemia cambió el modelo de negocio.

–¿A qué se debió el cambio?

–Fuimos de los primeros en empezar, pero llegó un momento en el que había tanta competencia, y mucha competencia pirata, que al final no compensaba. Al final, hay muchas gastos fijos, pagar impuestos, nóminas… y decidimos pasarnos al alquiler de larga estancia. Los reformamos y ahí estamos.

–¿Es más cómodo el alquiler clásico?

–Es mejor opción y los gastos son inferiores. Si consigues un buen contrato de alquiler, te olvidas en un tiempo. Y en la situación actual, con el turismo se ingresa cero. En una ciudad pequeña como Salamanca creemos que es la mejor opción, porque no hay muchas más alternativas para explotarlos, pero va en función de cada uno.

– ¿Cree que el sector podrá reactivarse y volver a cotas anteriores?

– No lo creo. Eso es casi descartable. No creo que vuelvan a recuperarse los niveles anteriores de turistas, visitas y pernoctaciones. Eso va a costar mucho tiempo.

– Aún así el alquiler también tendrá su dificultad, ¿no?

– Claro. No tenemos todos los inmuebles alquilados, porque la situación es la que es. La economía está mal y afecta a todos los sectores, eso está muy claro.

Jorge García Robles (propietario piso turístico): “No compensa, pero vamos a tratar de resistir”

Jorge García dispone de apartamentos turísticos en el centro de la ciudad. Reconoce que el sector no atraviesa por el mejor momento como consecuencia de las restricciones, pero por el momento no se plantea renunciar a su uso turístico.

–¿Cómo lleva a situación teniendo en cuenta la ausencia de turismo?

–Con cierta inquietud, porque llevan tiempo con muy poca ocupación, pero de momento los mantenemos. Vamos a esperar a que la situación pueda mejorar.

–Pero la Junta ha ampliado las restricciones hasta mayo, por lo que habrá más parón.

–Eso se traducirá en que volvamos a estar sin apenas reservas o con muy pocas, así que pinta mal, la verdad.

–En Navidad, al menos, ¿han podido tener reservas?

–Algunas hemos tenido, pero claro, nada que ver con otros años.

–¿Qué tipo de turistas o clientes echan más en falta?

–Hemos tenido algunos madrileños, pero antes de todo esto recibíamos muchos extranjeros, gente que venía a conocer la ciudad y que ahora, como es lógico, no pueden venir. También teníamos profesores que alquilaban para los cursos de español.

–Ante esta situación, ¿compensa o se plantea dar un cambio al negocio?

–A día de hoy no compensa, eso está claro, porque hay gastos fijos y apenas hay visitas. Pero por ahora vamos a tratar de resistir y a esperar que la situación cambie.

Guía práctica para mejorar la situación de los edificios y las viviendas tras la nevada en Madrid

interempresas.net

El Ayuntamiento junto con el Colegio de Administradores de Fincas, ofrece una serie de recomendaciones para las comunidades de propietarios: Evitar salir a la calle, retirar la acumulación de nieve de los elementos externos de las fachadas y no usar el ascensor son algunos de los consejos

El Área de Desarrollo Urbano del Ayuntamiento de Madrid, en colaboración con el Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAF) ha elaborado una serie de recomendaciones para garantizar la seguridad de los edificios y el funcionamiento de las viviendas tras el paso de la borrasca Filomena por la ciudad.

Tras la gran nevada a la que a la que están siguiendo episodios de heladas por bajas temperaturas, es importante que las comunidades de propietarios sepan qué pueden hacer para evitar problemas mayores en los inmuebles.

La primera recomendación del Gobierno municipal es que la gente se quede en casa en la medida de lo posible porque, como indica el delegado de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, “además de la caída de ramas de los árboles ahora empieza el riesgo de desprendimiento de nieve y hielo de cubiertas y tejados” y, ante emergencias, contactar con el 112. Además, desde los inmuebles se pueden adoptar una serie de medidas para mejorar la situación.

Seguridad de los edificios

  • Daños estructurales: “La normativa marca una sobrecarga de nieve de 100 kg/m2 por lo que, en edificios sin patologías previas, tendría que haber más de 80 centímetros de nieve acumulada en terrazas, cornisas o voladizos para que las cargas supusieran riesgo de derrumbe”, explica Fuentes. Sin embargo, el envejecimiento de los materiales puede causar problemas estructurales. Por eso, es importante vigilar cualquier tipo de grieta que pueda aparecer estos días y, en ese caso, consultar con un técnico especialista que evalúe la situación.
  • Fachadas y elementos exteriores: La acumulación de mucha nieve en equipos de aire acondicionado, jardineras, toldos desplegados, antenas parabólicas, barandillas y demás elementos que sobresalen de las fachadas podría provocar el desprendimiento de esos elementos si no están bien anclados. Por eso, se recomienda retirar la nieve almacenada en los mismos y que les provoca el sobrepeso antes de que se convierta en hielo. Esta retirada debe efectuarse en condiciones de seguridad y comprobando previamente que no provoque daños en los viandantes ni en las viviendas inferiores.
  • Cubiertas: En el caso de las cubiertas inclinadas, suelen estar preparadas para soportar la carga de la nevada. Los problemas pueden derivarse de canalones en mal estado o del movimiento de las tejas. En cualquier caso, no se debe realizar acción alguna hasta que se pueda acceder a la cubierta con toda seguridad. Es muy importante no subir ni caminar por los tejados en la situación actual de nieve y hielo. En el caso de las cubiertas planas, se habrá acumulado gran cantidad de nieve. Es conveniente, mientras que la nieve esté blanda y pueda manipularse con seguridad, que se retire de los sumideros existentes para que trague bien el agua del deshielo los próximos días.
  • Jardines y zonas exteriores: Hay que tener especial cuidado en las zonas en las que haya arbolado por el desprendimiento de ramas. Es importante evitar el paso por debajo de los árboles y, si es posible, señalizar un camino o las zonas peligrosas.

Dentro de los inmuebles

  • Evitar salir a la calle salvo que sea imprescindible.
  • Evitar utilizar el ascensor ante posibles cortes del suministro eléctrico.
  • Tener los móviles con batería para permitir la comunicación en todo momento ante posibles percances.
  • Se aconseja tener algún recipiente con agua de reserva por si se producen cortes de suministro.
  • Es recomendable conservar la temperatura interior de las viviendas mediante la bajada de persianas u otros elementos aislantes durante la noche.
  • Facilitar caminos de acceso a los edificios y tener especial cuidado con las rampas.
  • Las salidas y accesos a garajes que se encuentren en rampa se deben limpiar, sobre todo en la zona de rodadura de los vehículos, si bien se recomienda evitar en lo posible su utilización.

¿Por qué resulta ventajoso contratar a un administrador de fincas?

madridactualidad.es

Una de las principales normas entre comunidades de propietarios o arrendatarios es la convivencia sana y estable. Entre esta sana convivencia de vecinos es necesario mantener en orden todos los procesos y acciones que involucran intereses comunes, es por ello que cuando se trata esta temática salen a relucir los administradores de fincas. 

Un administrador de fincas en Madrid debe ser un profesional eficaz, responsable y capaz de ofrecer soluciones rápidas y efectivas ante cualquier tipo de necesidades que se presenten en una comunidad.

Ellos se encargan de trabajar en todos los asuntos de finanzas y velar por el cumplimiento de reglamentos y normativas que se hacen indispensables para gestionar los procesos de las comunidades. Dependiendo del tipo de fincas, un administrador debe cumplir con las siguientes funciones, en términos generales:

  • Cobro y actualización de rentas
  • Realizar los pagos de impuestos y otros gastos
  • Gestión y traspaso de locales
  • Atender la ejecución de obras o cualquier mejora, reforma o reparación
  • Gestionar asuntos relacionados con vecinos, propietarios o arrendatarios morosos
  • Brindar asesoría oportuna a la comunidad.

Cuando se trata de un administrador de fincas de propiedad, este debe cumplir con la custodia y administración del inmueble, así como de sus instalaciones y prestaciones; ocuparse de la protección de la finca disponiendo de la ejecución de reparaciones o cualquier otra disposición, programar gastos, llevar la contabilidad de la comunidad de propietarios, mantener al día cualquier tipo de documentación que acarree una deuda y procesos de pagos y cobros, según sea el caso; actuar como mediador, fungir como secretario en una junta de vecinos, entre otras tareas fundamentales.

Es entonces obvio confirmar que las funciones de un administrador de fincas son prácticamente indispensables, tomando en cuenta además que se requiere invertir tiempo y dedicación, acciones que en la mayoría de los casos, los propios vecinos no tienen la total disposición ni el conocimiento necesario.

Por estas y otras razones, contratar a este tipo de profesional supone otras importantes ventajas que detallamos a continuación:

Las mejores empresas administradoras de fincas son capaces de ofrecer increíbles beneficios a comunidades de propietarios y arrendatarios. Tal es el caso de Inmho, que es líder en el sector.

  • Un buen administrador de fincas, más allá de sobrecargarse de trabajo con tareas diarias, se organiza para ofrecer a la comunidad un valor añadido a través de gestiones proactivas que involucran visitas periódicas para anticipar problemas, y de esa manera, proponer mejoras y soluciones efectivas a cualquier planteamiento.
  • Se mantienen las cuentas al día. Al tener todo debidamente organizado es muy fácil acceder a estados de cuenta las cuales se actualizan a diario, así como a cualquier otro tipo de documentación que sea de interés individual o colectivo.
  • Supone un importante ahorro para toda la comunidad: Las mejores empresas son capaces de administrar varias fincas, lo que significa poder tomar decisiones con más tino y llegar a acuerdos más convenientes para la comunidad. Dentro de estos acuerdos o contratos permanentes se pueden mencionar los servicios de conserjería y limpieza, el mantenimiento de ascensores, control de plagas, entre otros.
  • La importancia de la tecnología: Las empresas que se encuentra un paso adelante y están conscientes de que los tiempos cambian, son capaces de adaptarse a útiles herramientas tecnológicas. En el caso de Inmho, empresa que hemos puesto de ejemplo, brinda la posibilidad de descargar una aplicación móvil para poder acceder de forma rápida y sencilla a cualquier información de interés, como estados de cuenta, certificados, seguros, presupuestos, actas, liquidaciones y mucho más, con tan solo realizar un par de clics.
  • Por último es importante mencionar el nivel de profesionalismo que está presente en todas las gestiones que un administrador de finca ejecuta. Se trata de un agente que se encuentra en permanente actualización de conocimientos que son vitales para ejercer tales funciones como el área contable, así como el manejo e información veraz sobre nuevas normativas y regulaciones.