La vivienda nueva aguantará mejor la crisis que la usada, según Foro Consultores

idealista.com

Promoción de primera vivienda Terrazas de Teatinos en Málaga / Foro Consultores

La firma Foro Consultores considera que la vivienda usada puede ser el segmento más afectado del residencial, debido a que habrá más oferta por las necesidades de venta de los propietarios, aunque dependerá de las zonas. En cambio, en cuanto a la obra nueva, no hay stock, escasea el suelo finalista y las promotoras tienen un endeudamiento muy bajo, con lo que no tienen necesidad de vender a un menor precio.

Carlos Smerdou, COE de Foro Consultores, asegura que la vivienda nueva aguantará mejor el tipo que la usada en esta crisis provocada por el covid-19. Y los motivos que da son los siguientes: el 90% de las viviendas que se entregan en 2020 ya están vendidas e incluso una parte de las que se entregarán en 2021, no hay stock de vivienda terminada, hay escasez de suelo finalista y las promotoras cuentan con un endeudamiento bajísimo que se une a los bajos tipos de interés.

En cambio, los propietarios de viviendas de segunda mano pueden tener necesidad de liquidez y también habrá menos demanda por la situación de crisis y paro generado. Pero dependerá de las zonas, “aquellas áreas con precios más baratos y donde la crisis les golpee más sí que tendrán que reducir precios”, señala Smerdou.

Considera, además, que “la vivienda es un valor refugio en estos momentos, se está generando demanda embalsada y las declaraciones de algunos políticos están provocando incertidumbre y la gente que tienes ahorros en el banco prefiere dedicarlos al ladrillo como valor refugio”.

Desde Foro Consultores han analizado el comportamiento de los clientes desde que comenzó el confinamiento y apuntan a que en este periodo han podido cerrar 40 reservas de viviendas, 37 contratos de compraventa y 42 escrituras ante notario. Pero reconocen que ha habido una bajada de peticiones de información del 23% entre el 15 de marzo al 30 de abril, frente al 1 de febrero y el 15 de marzo.

Incluso en los últimos días del mes de abril se ha reactivado la demanda de información y el cierre de operaciones. “Detectamos que es más complicado hacer operaciones y hay menos, pero a la vez, nuestro feeling es que la demanda sigue interesada y se cerrarán muchas operaciones cuando todo esto pase. Ahora es un buen momento para recabar información y elegir el mejor producto. En breve se irán abriendo las oficinas de venta para atender a los clientes con cita previa”, asegura Carlos Smerdou.

Consejos imprescindibles para teletrabajar conciliando sin estar enganchado todo el tiempo

confilegal.com

A medida que el impacto del COVID-19 continúa extendiéndose a nivel mundial, la gran mayoría de las empresas se ha visto en la obligación de adoptar el teletrabajo en sus plantillas.

Dado que, hasta ahora, esta práctica solo la disfrutaba un 8%1 de los ocupados, su implantación en la mayoría de las empresas ha estado repleta de nuevos desafíos, especialmente dado el contexto de pandemia.

Además de la ansiedad propia de vivir una crisis sanitaria de este tipo, ahora los empleados deben lidiar, por primera vez, con el hecho de trabajar a tiempo completo desde casa o, en el caso de los responsables de equipo, dirigirlo de forma telemática.

Esto conlleva un gran reto: ser capaces de conciliar y separar la vida laboral de la vida personal (especialmente cuando ambos tienen lugar en una misma área). PUBLICIDAD PUBLICIDAD

Para ello, establecer una rutina diaria regular o adecuar un espacio de trabajo son algunas de las opciones para conseguirlo.

El teletrabajo puede aportar muchos beneficios, como son una mayor eficiencia y productividad y un menor coste operativo. Sin embargo, las entidades han ser conscientes de los desafíos adicionales que puede conllevar.

Muchos empleados tienen ahora nuevas responsabilidades personales, como el cuidado de los niños, preocupaciones sobre familiares contagiados, mayores o vulnerables, o una situación en la que trabajar desde casa no es fácil. PUBLICIDAD

De este modo, la principal pregunta ahora es: ¿cómo podemos lograr un equilibrio entre el trabajo y la vida personal durante este tiempo sin precedentes?

“Es importante tener en cuenta que, mientras trabajamos desde casa, tendemos a pasar más horas en nuestro escritorio de forma involuntaria, ya sea porque tenemos la sensación de que estamos menos activos o porque ha desparecido el tiempo que antes dedicábamos a estructurar nuestro día durante los trayectos al trabajo.

Por este motivo, ahora es más importante que nunca saber organizarse y gestionar correctamente las horas que se dedican a las tareas laborales y a la familia”, añade la doctora María Sánchez, e-Health Medical Manager en Cigna España. PUBLICIDAD

Para ayudar durante este proceso, y con el objetivo de prevenir cualquier repercusión en la salud emocional y física de los empleados, Cigna ofrece los siguientes consejos para conciliar mejor durante el teletrabajo: PUBLICIDAD

SEGUIR UNA RUTINA DIARIA A RAJATABLA 

El apego a una rutina diaria es clave para mantener el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, priorizando tareas y delimitando tiempos para cada una de ellas: levantarse, salir a hacer deporte, trabajar, realizar las labores del hogar, ayudar a los más pequeños con las tareas escolares, encontrar tiempo para relajarse…. Dentro de esta organización diaria es muy importante continuar practicando algún tipo de actividad física, ya sea al aire libre o con ejercicios de peso corporal o fuerza en casa.

ESTABLECER UN ESPACIO FIJO DE TRABAJO

Si es posible, éste debe situarse lejos del área principal de la vivienda y de la habitación.

Así, una vez concluida la jornada laboral, será más fácil evitar el impulso de consultar cualquier obligación profesional hasta que se retome la actividad profesional al día siguiente.

DESCANSAR DE VEZ EN CUANDO

Los expertos recomiendan levantarse, respirar y estirar las piernas cada 25 minutos más o menos. PUBLICIDAD

Este es un buen momento para introducir alguna dinámica relacionada con el ejercicio físico: subir y bajar las escaleras, dar un pequeño paseo al aire libre…

También es muy importante aprovechar estos momentos para hidratarse correctamente.

USAR LAS REDES SOCIALES COMO GRAN ALIADO 

Todo el mundo necesita desconectar y hablar con otras personas, más aún cuando no es posible el contacto físico. Gracias a la digitalización, ahora tenemos a nuestro alcance múltiples aplicaciones tecnológicas para interactuar con nuestro círculo social de una manera más personal.

Como cualquier actividad, es importante programar estas llamadas con familiares o amigos a, al menos, una vez a la semana, para ponerse al día de forma regular.

¿QUÉ PUEDEN HACER LAS EMPRESAS? 

Es importante que los empleados se sientan valorados y que se construya una cultura de apoyo, con el objetivo de incrementar su motivación y productividad. Sin embargo, hay muchas empresas que no están acostumbradas a gestionar sus equipos a través del teletrabajo, y que, por consiguiente, esta situación les está resultando algo complicada. Algunos consejos para poder apoyar a la plantilla durante este momento excepcional:

PERMITIR UNA MAYOR FLEXIBILIDAD HORARIA A AQUELLOS QUE TENGAN CARGAS FAMILIARES 

Aquellos empleados que tengan niños a su cargo tendrán que lidiar con la responsabilidad de agregar a su plan laboral diario diversos compromisos parentales. La mejor manera para que las empresas les  brinden apoyo, especialmente si necesitan centrarse en tareas complejas, es facilitarles unos patrones de trabajo flexibles.

El bienestar de los empleados debe ser una prioridad en este momento. Por ello, es importante tratar cualquier problema de recursos humanos con comprensión y empatía.

COMUNICARSE CON ELLOS Y PROMOVER EL CONTACTO “ON LINE” PARA MANTENER ALTA LA MORAL DE LA OFICINA

Hay que intentar hacer un uso regular de las plataformas grupales de mensajería instantánea, llamadas telefónicas o videoconferencias para mantener a los empleados conectados entre ellos y que no decaiga la moral.

Además, hay que procurar estar siempre en contacto con ellos, preguntándoles cómo se encuentran y si necesitan ayuda en alguna cuestión.

Darles la oportunidad de que expresen cómo se sienten ayudará a que su salud física y mental no se vea perjudicada. Hablar sobre el estrés siempre viene bien.

Además de estos consejos, conviene que la empresa se asegure de que la plantilla sepa que se les valora, independientemente de dónde trabajen.

PROPONER MEDIDAS PARA EVITAR QUE LOS EMPLEADOS ESTÉN “SIEMPRE CONECTADOS”

Según el último estudio realizado por Cigna,”360 WellBeing Survey2, el 60% de los trabajadores españoles admite estar “siempre conectado”, teniendo la necesidad constante de consultar correos electrónicos relacionados con el trabajo o atender llamadas laborales fuera del horario normal de oficina.

Sabiendo que ahora se trabaja desde casa, estas cifras tenderán a incrementarse.

Por ello, ahora más que nunca, los departamentos de Recursos Humanos deben procurar que los empleados no terminen ‘agotados’ de su jornada laboral y, si se percibe que hay alguien en línea fuera de horario, habrá que asegurarse de que comprenda que la empresa no espera que lo haga.

LA TECNOLOGÍA, EL GRAN ENEMIGO DE LA DESCONEXIÓN LABORAL 

Pese a que la tecnología indudablemente ayuda a mantenerse conectado en este momento, conviene conocer los límites para mantener un equilibrio positivo entre la vida laboral y personal.

La norma cultural y, a menudo, el uso compulsivo de la tecnología, hace que sea más difícil para muchos ‘desconectar’ psicológicamente del trabajo.

Por lo tanto, se debe hacer un mayor esfuerzo para alentar a los empleados a que desconecten.

Con un  77% de responsables de equipo2 que confiesan seguir la cultura del ‘always on’, incluso fuera del horario de oficina y cuando están de vacaciones, los empleadores deben esforzarse en dar un buen ejemplo.

Algunas medidas que podrían incluirse son: restringir el acceso fuera del horario laboral a los sistemas de trabajo, crear un programa de recompensas o imponer límites sobre el tiempo que pasan los empleados a su correo corporativo.

Asegurar la conciliación en estos momentos es el primer paso para lograr empleados motivados

La sociedad en su conjunto necesita comprender mejor el impacto de trabajar bajo una cultura del ‘siempre conectado’ y cómo esto afecta a los niveles de estrés y la salud mental. Es normal tener, en algunas ocasiones, algo de trabajo fuera del horario laboral o enfrentarse a pequeñas cantidades de estrés.

Sin embargo, en lugar de aceptar el estrés crónico como la nueva ‘norma’, las empresas deben intentar crear prácticas y entornos laborales más saludables y felices para proteger mejor el bienestar mental de sus empleados.

Un confinamiento global puede no ser lo que se había planteado para el segundo trimestre de 2020, pero las entidades pueden ayudar a que a su personal se sienta apoyado durante este tiempo. Asegurarse de que mantengan un equilibrio positivo entre la vida laboral y personal es un buen punto de partida.

FUENTES

1 The Adecco Group Institute. Monitor de Oportunidades y Satisfacción en el Empleo II. Enlace

2 Cigna. Salud mental y entorno laboral: cómo prevenir el síndrome del burnout. Datos 360º Wellbeing Survey Enlace

Fernando Simón responde a si se podrá ir a la piscina este verano

“Debemos de ser un poquito prudentes”, señala el epidemiólogo

ElHuffPost

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, ha comparecido como cada día ante los medios de comunicación y ante la ciudadanía para dar a conocer los nuevos datos sobre el coronavirus. 

Este martes, España ha registrado un ligero ascenso en el número de fallecidos con coronavirus: 185 en las últimas 24 horas, lo que eleva el balance de víctimas mortales a 25.613 desde que comenzara el brote.

Simón ha respondido a una de las preguntas que muchos ciudadanos de España se hacen de cara al verano: ¿se abrirán las piscinas públicas? 

“Normalmente las piscinas se abren a mediados de junio. El 14 o 15 de junio aproximadamente. Dependiendo de cuándo coincide con el domingo más cercano o al menos la mayoría de piscinas abren en esas épocas. Yo creo que tendremos que ir valorándolo día a día”, ha empezado diciendo Simón. 

El epidemiólogo ha explicado que la apertura de las piscinas dependerá de cómo esté afectando el virus a cada lugar concreto de España: “Dependerá de cómo evolucione cada territorio. No sé si en todos los territorios para esas fechas estaremos en la misma situación y creo que tenemos que valorarlo con prudencia y día a día. A mí me encantaría que se abrieran, por supuesto. Nos estamos enfrentando a un virus que nos ha puesto en una situación muy complicada y debemos de ser un poquito prudentes”. 

Olímpica piscina

Vistas telemáticas y firmas electrónicas, entre las medidas del plan de choque de Justicia

Legal, Justicia, Ley, Derecho, Legal

noticias.juridicas.com

El ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha pedido este lunes el apoyo de los grupos políticos para sacar adelante su plan de choque contra el covid-19 en los juzgados.

En su exposición ante la Comisión de Justicia del Congreso de los Diputados, el ministro ha explicado qué medidas se tomarán para evitar el colapso judicial con la vuelta a la normalidad. Campo ha pedido el apoyo de los grupos políticos en este plan de “reactivación y reconstrucción” para conseguir “una imagen de unidad”. 

Según ha explicado, la desescalada orbitará en torno a tres ejes: organizativo, tecnológico y procesal. 

El Real Decreto Ley de Medidas Procesales y Organizativas para hacer frente a la Covid-19 en la Administración de Justicia introdujo el primer paquetes de medidas de este plan. Entre ellas, fue especialmente polémica la habilitación de parte de agosto, en concreto del 11 al 31. Ante las críticas, el ministro ha anunciado que Justicia impulsará, en colaboración con el CGPJ y la Fiscalía, un instrumento normativo complementario que permita “optimizar el rendimiento y la eficacia” de esta medida y coordinarla con el derecho de los profesionales a conciliar su vida personal y laboral. 

Algunas de las medidas

El plan de Campo recoge medidas para proteger a los funcionarios y profesionales de la Administración de Justicia, como establecer dos turnos de trabajo, para garantizar la actividad presencial y evitar riesgos, o reforzar algunas administraciones con jueces y letrados en prácticas. 

Otra de las grandes novedades girará en torno a potenciar las vistas on-line. Se apostará por la firma electrónica como medio para evitar desplazamientos y aglomeraciones. Seguirán vigentes las medidas de distanciamiento entre personas en aquellos actos que sean obligatoriamente presenciales. 

Sobre cómo se mantendrán las distancias y la protección del personal, Justicia ha asegurado que se pondrá a disposición equipos de protección personal en todo el territorio, material que algunos juzgados ya han recibido. Una tercera ronda de este equipamiento llegaría a los juzgados y tribunales en los próximos días, según ha apuntado el ministro. 

Justicia también está trabajando en un proyecto de ley para modernizar los procedimientos y apostar por las vías alternativas resolución de conflictos, como la mediación. El ministerio está recabando las aportaciones al texto del conjunto del sector para poder presentarlo ante el Consejo de Ministros en el mes de junio. 

Los requisitos más exigentes que están bloqueando miles de moratorias de alquileres e hipotecas

Gtres

idealista.com

Autor: Ana P. Alarcos

Miles de inquilinos e hipotecados que habían visto en las ayudas aprobadas por el Gobierno un salvavidas para pagar la vivienda en plena crisis del coronavirus se están encontrando con una mala noticia: no cumplen las condiciones para acceder a la moratoria. 

En marzo, con el estado de alarma ya en vigor, el Ejecutivo anunció diferentes medidas para ayudar a los afectados por la pandemia del coronavirus, entre ellas una moratoria en el pago de la hipoteca y de la renta del alquiler, que se deben solicitar a bancos y grandes tenedores de inmuebles (entendiendo como tales las empresas o particulares que tienen al menos 10 activos en propiedad, sin contar trasteros y plazas de garaje, o una superficie construida de más de 1.500 m2).

El problema, según los expertos, no está en las ayudas en sí, sino en que los requisitos para conseguir la moratoria son muy exigentes, por lo que prevén un aluvión de solicitudes denegadas de miles de familias afectadas.

Como muestra, este dato: la Coordinadora de Vivienda de Madrid (que aglutina asambleas de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, Stop Desahucios y Asambleas de Vivienda de la Comunidad de Madrid) asegura a idealista/news que nueve de cada 10 solicitudes de aplazamiento del pago del préstamo están siendo denegadas por la banca al no cumplir los supuestos de vulnerabilidad. Fuentes financieras, en cambio, reducen la cifra de solicitudes no tramitadas al 30%-40%, aunque aseguran que la mayoría de las que se están gestionando tienen pendiente la entrega de más documentación por parte de los solicitantes.

A la espera de conocer datos oficiales sobre cuántas moratorias del alquiler y de hipotecas están saliendo adelante, grandes tenedores de viviendas, empresas especializadas en el alquiler y plataformas que defienden los derechos de los consumidores están detectando en estas semanas varios requisitos que en general no cumplen los solicitantes de las ayudas y que, por tanto, están provocando la denegación. Resumimos en qué consiste cada uno de ellos:

1. Estar empadronado en la vivienda desde hace al menos seis meses. Este es uno de los ejemplos más típicos en el caso del arrendamiento, ya que muchos inquilinos no están empadronados en la casa en la que viven de alquiler. Además, la normativa señala que se debe acreditar el empadronamiento de los últimos seis meses, aunque la mayoría de las solicitudes no lo están incluyendo. Para acceder a la moratoria hipotecaria también es necesario presentar el certificado del padrón con referencia al momento de la presentación de los documentos acreditativos y a los seis meses anteriores.

2. No superar tres veces el IPREM entre todos los miembros de la familia. Otra de las condiciones más restrictivas es que, para ser considerados vulnerables, los ingresos de la unidad familiar hogar no deben superar tres veces el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples mensual (IPREM), que actualmente es de 537,84 euros, por lo que el límite es 1.613,52 euros, durante el mes anterior a la solicitud. Los límites suben en algunos casos concretos. Por ejemplo, se podrá incrementar 0,1 veces el IPREM por cada hijo a cargo o mayor de 65 años en la unidad familiar (0,15 si es unidad familiar monoparental). Además, será de cuatro o cinco veces el IPREM si alguno de los miembros de la unidad familiar tiene declarada una discapacidad superior al 33% o al 65%, respectivamente.

“Se entenderá por unidad familiar la compuesta por la persona que adeuda la renta arrendaticia, su cónyuge no separado legalmente o pareja de hecho inscrita y los hijos, con independencia de su edad, que residan en la vivienda, incluyendo los vinculados por una relación de tutela, guarda o acogimiento familiar, que residan en la vivienda”, detalla el documento publicado en el BOE.

En este punto, José Ramón Zurdo, director general de la Agencia Negociadora del Alquiler, se muestra especialmente crítico, y explica que “normalmente el concepto de unidad familiar está integrado por la pareja y los hijos menores de 18 años, pero en este caso se ha ampliado y también tiene en cuenta los ingresos que pueda tener el hijo mayor de edad, lo que hace más complicado aún no superar los límites”; sobre todo teniendo en cuenta que la tasa de emancipación de los jóvenes está en mínimos históricos.

3. Tener una vivienda en propiedad o en usufructo. En el caso de que el solicitante o cualquiera de los miembros de la familia tenga una vivienda en propiedad o en usufructo no podrá acceder a la moratoria del alquiler. Y este de nuevo es un punto conflictivo para los expertos. Desde la Agencia Negociadora del Alquiler, Zurdo aclara que “no tiene en cuenta los casos en los que se tenga una segunda residencia en propiedad que ahora mismo no puede ser utilizada (ni podrá serlo durante las próximas semanas si se encuentra en otra provincia distinta a la de la vivienda habitual), ni tampoco puede alquilarse para cubrir los gastos de mantenimiento o conseguir unos ingresos extra”.

Hay algunos casos excepcionales que contempla la normativa. Por ejemplo, “si el solicitante o cualquier miembro de la familia tiene una parte de una vivienda heredada o transmitida ‘mortis causa’ sin testamento, sí puede optar a la ayuda, aunque no si tiene el 100%. En el caso de que haya comprado una vivienda en su totalidad o posea una parte, solo se podría optar si prueba que no puede disponer de ella por causa de separación o divorcio, por cualquier otra causa ajena a su voluntad o cuando la vivienda resulte inaccesible por razón de discapacidad de su titular o de alguna de las personas que conforman la unidad de convivencia”, aclara Jesús Martí, responsable de Invermax, la gestora patrimonial de distintos grupos de inversores y socimis como QPQ, el vehículo de inversión inmobiliaria de Alquiler Seguro.

4. Que la cuota mensual y los suministros supongan al menos el 35% de los ingresos. Esta es otra de las causas más comunes a la hora de desestimar una solicitud. Y es que la normativa solo considera vulnerable a aquella familia que tenga que destinar más de un 35% de sus ingresos al pago de la vivienda (ya sea la renta o la hipoteca) más los suministros, entendiendo como tales el gasto de electricidad, gas, gasoil para calefacción, agua corriente y de los servicios de telecomunicación fija y móvil, así como las posibles contribuciones a la comunidad de propietarios, de la vivienda habitual.

Además, en el caso de la hipoteca también es necesario que se cumpla otro requisito: que el esfuerzo que represente la carga hipotecaria sobre la renta familiar se haya multiplicado por al menos 1,3 veces como consencia de la emergencia sanitaria; y en el caso de empresarios y autónomos, que se haya producido una caída de las ventas de al menos el 40%.

5. Quedarse en paro o entrar en un ERTE por el coronavirus. Esta es otra de las causas más habituales de la denegación, ya que la normativa no contempla los casos de vulnerabilidad de una persona que hubiera perdido el empleo antes de la llegada del coronavirus. Tampoco podrán beneficiarse de la moratoria del alquiler aquellos inquilinos que hayan dejado su empleo de forma voluntaria.

Es decir, la normativa solo ampara a los que se han visto afectados por un ERTE, un ERE o un despido como consecuencia del covid-19, y siempre que esas situaciones sean acreditadas con la presentación del “certificado expedido por la entidad gestora de las prestaciones, en el que figure la cuantía mensual percibida en concepto de prestaciones o subsidios por desempleo”, según recoge el BOE.

6. Dificultades para obtener toda la documentación de forma online. La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) recuerda que otro problema es conseguir reunir todos los documentos sin salir de casa. Por ejemplo, “para solicitar la moratoria de la hipoteca se pide una montaña de papeles que exige acudir, como mínimo, al ayuntamiento, al Registro de la Propiedad, a los servicios de empleo autonómicos o a la Agencia Tributaria, pero todas las oficinas de atención al público están cerradas y obtener los documentos online puede ser complicado o imposible si no se cuenta con la identificación electrónica de turno”. Recordemos que, no obstante, el solicitante puede firmar una declaración jurada en la que se compromete a entregar toda la documentación en el plazo de un mes, a contar desde la finalización del estado de alarma.

Las ‘trampas’ de solicitantes y caseros

Los grandes tenedores de inmuebles consultados por idealista/news aseguran que también se están encontrando ‘malas praxis’ por parte de algunos hogares para intentar beneficiarse de las moratorias aprobadas por el Gobierno.

“En cuanto al tema de los ingresos, nos tenemos que creer lo que nos dicen en la declaración responsable, el documento que deben firmar para dar fe de que se encuentran en situación de vulnerabilidad, aunque no dispongan de toda la documentación. Nos estamos encontrando casos que en primera estancia se rechazan por no cumplir el porcentaje de los ingresos, les rechazamos la petición y nos abren una nueva indicando que sus ingresos son menores. Como envían la declaración jurada, lo admitimos a trámite”, explica uno de los principales caseros profesionales del país.

Las mismas fuentes también recalcan que “son muy pocos los que de verdad aportan toda la documentación completa”, porque lo más común es que “no envíen bien ni las declaraciones responsables. Hay que estar insistiendo en que las envíen de forma correcta para que el caso pueda pasar al departamento financiero, y esto implica estar atendiendo la misma petición hasta en ocho ocasiones”. Lo mismo sostienen fuentes financieras, que detectan “muchas solicitudes incompletas”.

Los grandes tenedores de vivienda también se están encontrando casos en los que el inquilino es un estudiante que alega el cierre centros educativos o universidades para no tener que pagar la renta, sin estar en un ERTE o sin haber perdido el empleo como consecuencia de esta situación excepcional.

Invermax también asegura que se están encontrando solicitudes de los avalistas de los arrendamientos, no de los inquilinos, a pesar de que no pueden pedir la moratoria del alquiler (aunque sí pueden solicitar la moratoria hipotecaria), mientras que desde la Agencia Negociadora del Alquiler detectan que “muchos inquilinos que se consideran a sí mismos vulnerables ni siquiera están solicitando la moratoria y han decidido directamente dejar de pagar las rentas, aprovechando que el Gobierno ha prohibido los desahucios durante los seis meses siguientes desde que finalice el estado de alarma”.

Además de las ‘trampas’ de los arrendatarios, el organismo que aglutina las asambleas de la Plataforma de Afectadas por la Hipoteca, Stop Desahucios y Asambleas de Vivienda de la Comunidad de Madrid incide en que también están detectando “casos de muchos propietarios que están rechazando el pago de las rentas aprovechando el momento de confusión para poder justificar más tarde finalizaciones de contrato por incumplimiento”. También alerta de que algunos pequeños propietarios se están negando a llegar a un acuerdo con sus inquilinos para aplazar el pago de la renta, lo que “está generando una presión económica adicional a los inquilinos que se ven obligados a endeudarse para poder afrontar la renta”. En su caso, la única alternativa sería conseguir un préstamo del ICO para pagar el alquiler.

Por otro lado, también hay inquilinos que, aun cumpliendo las condiciones y teniendo una oferta de moratoria en firme por parte del casero profesional, “deciden rechazar la alternativa para no endeudarse y prefieren pedir dinero a un familiar o allegado a tener que comprometerse a devolver el importe de la renta aplazada durante el plazo establecido en la normativa”, explica el responsable de la gestora patrimonial Invermax.

Dificulades para pagar las cantidades pendientes

De hecho, la Coordinadora de la Vivienda de la Comunidad de Madrid alerta de la complicación económica que puede suponer para muchas familias vulnerables la obligación de abonar las cantidades pendientes de pago en el horizonte temporal previsto.

Desde este organismo señalan que “en el caso de un gran tenedor de vivienda, se propone una reducción del 50% de la renta durante el estado de alarma y hasta un máximo de 4 meses o bien una moratoria del pago de la renta, debiendo abonarlas de forma fraccionada durante los próximos 3 años. La primera opción es poco viable si el monto total de ingresos familiares ha descendido a cero y la segunda implica un endeudamiento que en absoluto es seguro que pueda ser revertido en un plazo de tres años, máxime si se hacen realidad las previsiones de descalabro del PIB español para este año, que de media rondan el 9% de caída”.

Por tanto, el pago de las cantidades adeudadas de la renta o la hipoteca será “difícilmente abordable si los negocios no pueden abrir, si las empresas alargan los ERTE en el tiempo y si el solicitante se mantiene en situación de desempleo, por lo que a miles de familias les va a llevar meses restablecer su nivel de ingresos previo al estado de alarma”, recalca la plataforma, que agrega que “las medidas tomadas por el Gobierno son claramente insuficientes, dejan fuera a multitud de familias que aún no saben cuándo volverán a poder abrir su negocio, recuperar a su rutina laboral o volver a buscar trabajo, y condenan a la clase trabajadora a pagar nuevamente esta crisis”.

Con este escenario sobre la mesa, tanto el sector bancario como los grandes tenedores de inmuebles aclaran que están intentando buscar soluciones para los colectivos que no cumplen las condiciones establecidas por el Gobierno.

Por ejemplo, algunos caseros profesionales prevén atender los casos de trabajadores que perdieron el empleo antes de la llegada del coronavirus y los autónomos que no hayan presentado el cese de actividad, mientras que fuentes bancarias aseguran que se están sacando adelante muchas más solicitudes de moratorias impulsadas por las propias entidades que dejan al margen las condiciones definidas por el Gobierno y que están acordando con los clientes más vulnerables el pago de los intereses del préstamo, aplicando una moratoria sobre el capital.

Cómo se deben efectuar las obras en las comunidades de propietarios

inmodiario.com

El Colegio de Administradores de Fincas de Madrid (CAFMadrid) recuerda que, desde el 4 de mayo, se pueden efectuar obras en locales, viviendas y zonas no habitadas de los edificios, en las que no accedan los residentes.

Se permitirá el acceso a las instalaciones y redes del inmueble, de forma puntual, con objeto de que se realicen las conexiones a las mismas.

El pasado 2 de mayo, se ha publicado en el Boletín Oficial del Estado la Orden SND/385/2020, por la que se modifica la Orden anterior SND/340/2020, la cual suspendían determinadas actividades relacionadas con las obras de intervención en los edificios existentes, en las que existía riesgo de contagio por el COVID-19, para las personas no relacionadas con dicha actividad.

Desde el CAFMadrid se recuerda que desde ayer día 4 de mayo, se pueden efectuar obras en locales, viviendas y zonas no habitadas de los edificios, en las que no accedan los residentes. Asimismo, se permitirá el acceso a las instalaciones y redes del inmueble, de forma puntual, con objeto de que se realicen las conexiones a las mismas.

Como norma general, desde el punto de vista de la comunidad de propietarios, es necesario que previamente a la ejecución o continuación de cualquier tipo de obra en un edificio habitado, la empresa constructora comunique a la comunidad de propietarios sus normas y plan de trabajo según lo recogido en el BOE. Dichas normas, deberán ser comunicadas a los propietarios del inmueble, con objeto de evitar contactos fortuitos entre los residentes del inmueble y los operarios de las obras. Además, se deben determinar las zonas de acceso de personal y materiales, los horarios de acceso de personas a las obras, los horarios de entrada y salida de materiales y escombros del área afectada por las obras, así como todas las operaciones que se deban realizar fuera de la zona de la obra y que pudiera generar una interferencia con los habitantes del inmueble.

En relación con la entrada y salida del personal al inicio y al final de la jornada de trabajo, se debe tener en cuenta que para que esto se produzca, en el interior de la obra, deberá disponerse de aseos, vestuarios y comedor para los operarios que están trabajando, de acuerdo con las normas de seguridad e higiene en el trabajo. Es fundamental la existencia de un aseo en útil en el interior de la obra, para el uso de los operarios.

CAFMadrid destaca las obras más habituales en las comunidades de propietarios que se podrán efectuar acogiéndose a las normas indicadas en la Orden:

– Obras en fachadas de un inmueble sectorizando adecuadamente la obra, en relación con el resto del inmueble.

– Obras en cubierta.

– Obras en patios de la finca.

– Obras en un local sectorizando la totalidad de la obra, en relación con el resto del inmueble. En el caso de ser necesaria la conexión de acometidas a las instalaciones generales del edificio, estas podrán efectuarse de forma puntual.

– Obras generales de una vivienda en la que se ejecuta una reforma general, y por tanto no se puede vivir en ella durante la ejecución de la misma, se consideraría como zona no habitada, de acuerdo con la Orden.

– Obras parciales en una vivienda (reforma de la cocina, baño, pintura, acuchillado de parquet, etc?) si la vivienda no está habitada.

– Obras en zonas urbanizadas, ajardinadas, piscinas o pistas deportivas. Podrán realizarse, sectorizando las mismas de forma adecuada.

– Obras en jardines privados de chalets. Podrán ejecutarse, estableciéndose normas que eviten el uso del jardín por los residentes en el chalet, y en caso de paso por zonas comunes de la urbanización, estableciendo las normas mencionadas anteriormente.

No podrán ejecutarse las siguientes obras:

– Obras en portales o núcleos de comunicación del edificio. Dada la imposibilidad de eliminar las interferencias entre los habitantes del inmueble y los operarios de las obras, estas no podrían realizarse. No es posible fijar unas normas de trabajo, en las cuales se eviten dichas interferencias.

– Obras parciales en una vivienda (reforma de la cocina, baño, pintura, acuchillado de parquet, etc?) si la vivienda está habitada.

Por último, en todos los casos, tal y como recuerda CAFMadrid, los operarios deberán cumplir las normas sanitarias establecidas por las autoridades, en relación con las medidas de prevención e higiene frente al COVID-19.